Aceite de oliva virgen extra Empeltre y Arbequina

Son dos tipos de aceites muy valorados de la gastronomía española.
Algunos expertos definen la arbequina como “la beluga” de las olivas.
Lo cierto es que presentan una serie de particularidades muy armoniosas que los hacen destacar por encima de otros aceites.

¿De dónde vienen estos aceites?

El aceite de oliva virgen extra Arbequina proviene de una variedad de olivo llamado Arbequina. Fue introducido por el duque de Medinaceli en el siglo XVII. El duque vivía en el castillo-palacio de Arbeca, comarca de Lerida (Cataluña), de ahí el nombre que recibe esta variedad en honor al municipio donde residía.

En la actualidad, es común encontrar plantaciones en las comunidades de Cataluña, Aragón, Andalucía, Rioja. La razón de que se cultive en el norte de España es que este tipo de aceitunas resisten muy bien al frío, sin embargo, no se llevan nada bien con zonas calcáreas.

El aceite de oliva virgen extra Empeltre viene de una variedad de olivo del mismo nombre predominante en Aragón y Baleares, pero también se encuentra difundido en Logroño a Teruel, Tarragona, Castellón, sur de Cataluña, La Rioja y Navarra. Es uno de los olivos más antiguos de España

El término empeltre se relaciona con la raíz de la palabra aragonesa «empeltar», cuyo significado es “injertar”. Esto es debido a que este tipo de olivo tiene una capacidad muy baja de enraizamiento, lo que obliga a derivar en el injerto como forma de reproducción.

¿Cuáles son las características de los aceites de oliva empeltre y arbequina?

Son aceites ligeros y suaves, muy aromáticos que presentan un sabor dulce que destaca del resto de aceites de oliva.
No dejan ningún regusto amargo y pica muy poco sino nada, como puede ser el caso de otros tipos de aceite como el que procede de la aceituna de picual.
En cuanto a sus aromas, destacan sus notas afrutadas (de plátano y manzana) y almendradas. A la vista, el aceite de oliva virgen extra empeltre tiene un color muy especial, un color “oro”.

¿Con qué platos puedes utilizar nuestros aceites de oliva virgen extra?

Al ser suaves y dulces, estos aceites son irresistibles para todo tipo de platos.

El aceite empeltre es ideal tanto para usar en crudo como en la cocina, por su gran rendimiento para las frituras, por ejemplo.

El aceite arbequina es más bien destinado a ser usado en crudo, pero también se puede usar en cocina, aunque perderá parte de sus aromas y su rendimiento no es tan alto como otros aceites.

Estos dos tipos de aceites son perfectos, por ejemplo, para sustituir a la mantequilla en bizcochos y tartas, para usar en salsas caseras, mayonesa, o en crudo en ensaladas, quesos o tostadas, con pescado blanco a la plancha y mariscos, etc. ya que consigue dar un toque especial sin destacar frente al resto de ingredientes.

¿Qué otros tipos de aceites puedes encontrar en La Casa del Aceite?

Aceite de oliva virgen extra Picual:

Es una variedad que viene de Jaén, pero cuyo cultivo se entiende en toda España. Es el aceite más popular en nuestro país como en el extranjero.
Debe su nombre a que el fruto o aceituna que produce termina en una pequeña punta o pico.

Por regla general es un aceite intenso que tiene bastante personalidad, con un marcado carácter amargo y picante y con un sabor frutado fuerte por lo que es recomendable usarlo en crudo, tanto para ensaladas como para tostadas, carpachos o tartar. Va muy bien también para potajes o guisos.

Sus características lo diferencian claramente de otras variedades más ligeras (Arbequina y Empeltre).

En cuanto a aromas, el aceite picual suelen destacar los olores y sabores a hoja verde, hierba verde e higuera, pero también podemos encontrar olores y sabores a tomate o tomatera, a alloza (almendra verde), a manzana verde o incluso a alcachofa.

Es un aceite que destaca también por su alta proporción de ácido oleico.

Aceite de oliva virgen extra Arróniz:

Es una variedad poco extendida autóctona de Navarra (zona de Tierra Estella y zona Media). La puedes encontrar también bajo el nombre de Royuela en la Rioja, debido al color rojizo tan característico que presenta la oliva en maduración, y Vidrial en Olite.

El nombre de Arróniz procede del municipio navarro donde los expertos sitúan su origen.

Es un aceite con un sabor ligeramente frutado. Los aromas de este aceite son diferentes a los demás y no dejan indiferentes: toques almendrados y sabor a nuez verde, aroma a cacao y notas ahumadas…

En boca suelen tener una entrada dulce, que evoluciona en un amargo medio.

Es un aceite ideal para comer crudo, con ensaladas, con pan, verduras, etc.

Compra nuestros aceites de oliva virgen extra